Archivo | octubre, 2013

Mindy Kaling es genial

11 Oct

Escrito por: Erin Riordan
Traducido por: Verónica Hojman

Si todavía no viste la nueva serie de Mindy Kaling, the Mindy Project, necesitas ponerte al día. El episodio piloto es un poco pesado, pero mejora rápido. Es divertida, inteligente y un ejemplo fantástico de como se maneja el personaje de una mujer fuerte en un programa de televisión.

En esta serie, Mindy Kaling hace de Mindy Lahiri, una obstetra y ginecóloga criada en Nueva York. Su personaje es divertido, independiente, trabajador, determinado, a veces superficial, romántico y sarcástico. No está encasillada, sino que vive una vida totalmente elaborada con un personajes totalmente elaborado.

image

Es tan raro ser mi propio modelo a seguir.

Manteniendo la tradición de otras series como 30 Rock Parks and Recreation, que se centran en la vida profesional y privada de sus protagonistas femeninas, The Mindy Project presenta frecuentemente a Mindy en el trabajo y las tramas están relacionadas con este. Un capítulo entero estuvo dedicado a la lucha por reafirmar su poder en la consulta. Uno de los cuatro socios se va y deja a Mindy y los dos hombres con los que trabaja como órgano decisorio. De forma inmediata, Danny y Jeremy se alían en contra de Mindy y solo se apoyan entre ellos al tomar decisiones, lo que la deja sin voz ni voto. Frustrada y molesta, termina triunfando cuando los hombres necesitan su liderazgo y su fuerza para resolver una disputa entre su consultorio y los parteros del piso de arriba. El resultado de todo esto es que Mindy se gana el respeto de Danny y Jeremy (y del resto de la consulta) y consigue que se la tenga en cuenta otra vez a la hora de tomar decisiones.

En su libro Is Everyone Hanging Out Without Me? (And Other Concerns) Kaling escribió: “Me siento ligeramente ofendida por la forma en que se presenta a la mujer trabajadora de mi edad en las películas… Parece que tener un trabajo exigente significa que el lado compasivo, cariñoso o seductor de tu cerebro se perdió por el camino”. Este es un estereotipo muy real en las películas y programas de televisión, y la estrella de The Mindy Project se esfuerza por disiparlo. Su Mindy es profesional, independiente y trabajadora aunque lee revistas sensacionalistas, sueña con encontrar el novio perfecto, está obsesionada con las comedias románticas y es una amiga divertida y comprensiva. En la serie podemos ver que las mujeres pueden soportar los trabajos exigentes e importantes y sobresalir en ellos, sin dejar de ser personas completas con vidas completas. No se ven muchas representaciones de mujeres de este tipo y es importante el hecho de que Mindy lo está haciendo.

También me encanta como la serie maneja, y respeta, el cuerpo de Mindy. En ningún caso se trata de una mujer gorda, pero no tiene la misma talla que la mayoría de las actrices de televisión importantes. A menudo se describe como regordeta en su ya mencionado libro y su peso es un tema que se trata en el programa, pero casi siempre de un modo que resulta respetuoso y sin juzgarlo. Cuando este se menciona, evitan el estándar hollywoodiense de avergonzamiento a la gordura que reduce a un chiste a cualquier mujer a partir de cierta talla. En su lugar, The Mindy Project respeta su cuerpo y trata su peso con ciertos matices que desafían los privilegios que se dan al cuerpo de las mujeres más delgadas así como los estándares tan altos que se imponen a las mujeres y a sus cuerpos. Aunque Mindy tiene algunas inseguridades y es un poco vanidosa, también está muy segura de sí misma y se siente genial en vestidos ajustados o de lentejuelas. Es un punto de vista renovador de las mujeres y su físico, y resulta un modelo muy positivo para Hollywood en cuanto a cómo podría, y debería, representarse.

Cabe destacar también que Kaling es la primera actriz del sur de Asia que protagoniza un programa de televisión estadounidense y la forma en que trata este tema de la raza también tiene su importancia. La mayor parte de los personajes que no son blancos, tanto en series como en películas, tienen papeles pequeños, secundarios (como el rol de Mindy como mejor amiga en la película Sin compromiso), papeles que dan un toque de “diversidad”. Si aparece un personaje del sur de Asia como protagonista, su identidad étnica la define y es una parte íntegra e importantísima de su personaje y de la trama (Quiero ser como Beckham es un ejemplo clarísimo). Es cierto que la raza y la etnia contribuyen en cuanto a quién es una persona y sus experiencias de vida, pero nadie se reduce a eso y cuando se ven tan pocas representaciones de mujeres del sur de Asia (o de cualquier mujer que no sea blanca en realidad) es importante que haya historias que muestran la diversidad de experiencias. Si siempre vemos a la mujer del sur de Asia (o a las latinas estadounidenses o a las afroamericanas) haciendo el mismo papel una y otra y otra vez, el mensaje que se transmite es que ese es el único tipo de experiencia por el que pasan estas mujeres. Kaling desafía esta noción y el modo en que la raza aparece en la pantalla.

Un último elemento que me parece fantástico en la serie es la vida personal de Mindy y cómo piensa acerca de las relaciones y el sexo, En el mundo feminista nos solemos encontrar con una dicotomía entre las mujeres que solo creen en el sexo casual y en los líos de una noche, que rechazan la idea del compromiso y que sienten desprecio por las mujeres que deciden sentar la cabeza, frente a aquellas que dan prioridad a las relaciones y a la búsqueda de una pareja para establecerse, aquellas que aborracen a las que van por ahí acostándose con quien sea. El sexo y la sexualidad son mucho más complicados que esto y cómo se dan en la vida de las mujeres no suele caber en una caja de este tipo. Mindy es una mujer a la que le encantan las comedias románticas y quiere encontrar un novio, pero también se siente cómoda esperando a que esto llegue, divirtiéndose (y teniendo sexo). En esta serie no está obligada a escoger y ninguna de sus elecciones se presenta como superior a las demás en términos de moralidad. Se acuesta de vez en cuando con un compañero de trabajo sin consecuencias demasiado serias y está de novia con Josh durante unos cuantos capítulos antes de descubrir [Spoiler Alert] que la está engañando. Antes de que las relaciones se cortasen, estas se presentaban como partes saludables y naturales en la vida personal de la protagonista. No tiene que decidir entre ser casta o una puta, así de claro es como Kaling manda el mensaje de que está bien si disfrutas del sexo casual y está bien si disfrutas de relaciones más serias.

Hay muchas otras cosas que hacen de The Mindy Project una serie genial, desde su buen reparto (me refiero a ti, Chris Messina) hasta sus increíbles invitados (en serio, Seth Meyers, Ed Helms, Bill Hader, Utkarsh Ambudkar, Allison Williams y Mark y Jay Duplass ya habían aparecido en el programa mucho antes de que acabara la primera temporada). Pero básicamente, la estrella del programa es Mindy y creo que es ella quien hace de esta serie algo tan exitoso. Más allá de que sea divertido y entretenido, su programa presenta la imagen de una mujer compleja y fuerte que desafía las propuestas más comunes de Hollywood y amplía los límites de cómo se refleja a las mujeres en la pantalla.

Anuncios