Por qué no quiero hacer un trío contigo

1 Ago

Escrito por: Meghan Ferguson
Traducido por: Verónica Han

“¿Así que te gustan las chicas? ¿Harías un trío conmigo?”

“Ah, ¿eres lesbiana? ¡Qué sexy!”

“Deberían intentar liarse con chicos.”

“¿Puedo participar?”

Una pregunta que me han hecho demasiadas veces. La primera reacción de muchos chicos cuando descubren que soy lesbiana. Algo que me gritaron por la calle mientras besaba a una chica. Una pregunta que me han hecho mientras bailaba y me liaba con una chica.

Decir que son preguntas es ser demasiado cortés, son más bien exigencias disfrazadas con palabras educadas, porque, claramente, ¿por qué no querría hacer un trío con un chico? Quiero decir, siempre ha sido mi sueño, así que debería estar encantada, no, honrada, porque un chico me dé esa oportunidad. Qué suerte tengo.

El mercado del porno heterosexual ha contribuido, si no creado, esta fascinación con las mujeres teniendo sexo entre ellas y se ha filtrado a las actitudes convencionales. Por lo que si un chico me pregunta si haría un trío con él o si puede “participar” en el baile entre otra chica y yo, se trata de él asumiendo que mi relación, mi expresión de mi sexualidad, el placer que me da la compañía de una chica, solo vale para su entretenimiento y goce, sin tener nada que ver con mi propio deseo. Hay quien puede pensar que esto no es más que inofensiva diversión y a veces los chicos solo bromean, pero el propósito de una acción puede ser totalmente distinto a la forma en que esta se desarrolla. En este caso, lo que puede pretender ser un chiste suena, en el mejor de los casos, ignorante, o, en el peor, ofensivo y amenazador.

Otra parte de esta misma cultura es la suposición de que todas las mujeres se sienten atraídas por los hombres. No puedo ni contar las veces que salí de fiesta y mientras bailaba con una chica, disfrutando claramente, un chico cualquiera se acercó por detrás de alguna de las dos e intentó bailar con nosotras. Perdón, ¿parezco interesada? Primero, no te invité. Y en segundo lugar, este es un bar gay. Algo así como un establecimiento que satisface principalmente a la comunidad LGBTQ, así que es muy posible que cuando veas a dos chicas bailando juntas sea porque son gays. Llámame loca, pero puede que eso exista. También escuché historias de chicas a las que les entraron hombres en bares lésbicos. Bares lésbicos. ¿¡En serio!? Eso sí, no estoy diciendo que todas las mujeres en un bar lésbico se sientan o debieran sentirse atraídas únicamente por mujeres, pero cuando un chico hace algo así, supone que todas las mujeres que están allí quieren, en secreto, un hombre. 

Este patrón de comportamiento no se limita al mundo de mujeres queer, es el mismo proceso de pensamiento que alimenta los silbidos, el acoso en la calle y tantos otros problemas. Esta es la idea de que nuestra mera existencia como mujeres da a los hombres el derecho de objetivizarnos y usarnos para su propio placer sin nuestro consentimiento. Así que nada, la próxima vez que esté con una chica, que sepas que no lo hacemos para entretenerte ni para llamar la atención, que no es que “todavía no encontré al chico adecuado” y que no, no quiero hacer un trío contigo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: