Campaña de Dove para la Belleza Real: Como acabar con las “conversaciones de peso” y alentar a las mujeres a quererse

22 Jul

Escrito por: Erin Riordan
Traducido por: Verónica Han

Este artículo se publicó originalmente en Policy mic como parte de su skillshare feminista.

Un estudio reciente de Psychology of Women Quarterly mostró que un 93% de las mujeres en edad universitaria entabla “conversaciones de peso” (conversaciones en las cuales las mujeres critican su propio peso y su cuerpo con sus amigas). En este estudio, la “conversación de peso”, consiste en una mujer haciendo comentarios de auto-crítica sobre su cuerpo, solo para que su amiga la calme y prosiga ella misma con observaciones negativas sobre su propio cuerpo. Las escenas descritas en el estudio y en el New York Times reflejan de forma escalofriante una escena de la película Mean Girls. Regina, Karen y Gretchen se paran frente a un espejo indicando todos sus defectos, después se giran hacia Cady, la chica nueva, esperando que se critique a sí misma. Las críticas de Cady no parecen estar al nivel y las demás no se impresionan, se irritan.

Hay una concienciación general sobre la existencia de expectativas insalubres, irreales y peligrosas sobre la apariencia y los cuerpos de las mujeres. Sin embargo, la concienciación no es la misma en cuanto al estándar igual de real según el cual las mujeres no deberían tener permitido sentirse bien con su cuerpo. Puede que las mujeres quieran mayor autoestima y una imagen positiva de sí mismas y que lo deseen también para las mujeres que conocen, pero una gran mayoría entra en comportamientos de castigo que solo reafirma la norma de la baja autoestima y el odio al propio cuerpo, no solo para sí, también para sus amigas. En lugar de alentar a las mujeres a estar seguras en, y de, sí mismas, hay comportamientos específicos y normas sociales que alientan a las mujeres a que consigan esta seguridad y aprobación únicamente desde fuentes externas, en lugar de buscarla en ellas mismas.

Cuando la Campaña de Dove por la Belleza Real lanzó su ahora infame anuncio hace ya unos meses, hubo alabanzas inmediatas, así como respuestas negativas contra el vídeo, y con razón. El vídeo es problemático por una gran serie de motivos, incluso por la forma en que refuerza las normas sociales en cuanto a mujeres, cuerpos, autoestima y apariencia. Ahora, otra vez, hay un mensaje que subraya que una mujer es aún más bella cuando no se da cuenta (como One Direction también podría hacerte creer) y que es bueno cuando el resto de la gente percibe su belleza en mayor nivel que ella misma. Mientras que aumentan los mensajes que pretenden alentar a las mujeres a sentirse bien consigo mismas y con su cuerpo, una parte muy pequeña de los medios y de sus mensajes sugieren que ese autoestima venga de dentro.

Que el 93% de las mujeres mantenga “conversaciones de peso” no resulta sorprendente. No espero que este número se reduzca significativamente en los próximos años, especialmente si el mensaje actual sobre el cuerpo femenino se mantiene como está. Más allá de la reducida definición de belleza que la cultura estadounidense presenta, la parte pública está haciendo muy poco dirigido a las mujeres y su valía. En cambio, se les dice que mientras que ellas deberían sentirse siempre imperfectas y como si no diesen la talla, está bien si los demás notan su belleza, y se presenta estos elogios externos como la mejor herramienta para aumentar el autoestima de una mujer. Esto se refleja perfectamente con la práctica de “conversaciones de peso”, en las que las mujeres se critican incesantemente mientras reciben cumplidos de los que las rodean.

Puede que esto parezca un sistema que todavía palia la negativa imagen del propio cuerpo, pero no anima a las mujeres a que realmente se relacionen consigo mismas y con su cuerpo en un nivel más profundo y que encuentren fuentes de confianza y se valoren desde su interior. Básicamente, las “conversaciones de peso” no solo significa que las mujeres siguen experimentando y expresando unos niveles de baja autoestima muy altos, sino que también significa que las mujeres continúan buscando consuelo y autoestima fuera de ellas, algo que solamente puede provenir de dentro. Si queremos un mundo en el que las mujeres se sientan bien consigo mismas, no solo necesitamos luchar contra la reducida imagen de belleza de los medios, también contra la idea de que no está bien que una mujer se quiera a sí misma de forma abierta y pública y de que la mejor forma de encontrar autoestima es desde el exterior.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: